CAJAMARCA, UNA CIUDAD MONUMENTAL EN LOS ANDES PERUANOS

Cajamarca es una ciudad ubicada en el norte de Perú, enclavada en medio a la Cordillera de los Andes y que hasta hoy conserva el legado de la cultura incaica, presente en diferentes sitios y monumentos, además de una arquitectura colonial que transporta el turista al pasado y convierte este destino en uno de los más hermosos del país y del continente.

La ciudad, declarada por la Unesco Patrimonio Histórico y Cultural de las Américas, se encuentra a 2.702 msnm y a 861 km al norte de la capital peruana, Lima, desde donde se puede llegar, ya sea por vía terrestre o aérea. De clima templado, Cajamarca registra temperaturas muy agradables y días soleados, con temperaturas más bajas por las noches, en una máxima media de 21ºC y mínimas de 6ºC, en promedio.

El Centro Histórico de Cajamarca es uno de los principales atractivos de esta que es considerada la ciudad más importante de la sierra norte peruana. Su corazón es la histórica Plaza de Armas de Cajamarca, que a su vez está entre las más lindas del país, habiendo sido además el lugar donde el inca Atahualpa fue ejecutado por los españoles en 1533. Allí se encuentran la Catedral o Iglesia Matriz de Santa Catalina, una joya arquitectónica del siglo XVII, una gran pileta de piedra labrada de la misma época y la Iglesia de San Francisco, la más grande e imponente de todas.

También en el centro histórico están la Capilla Virgen de los Dolores, en honor a la patrona de la ciudad, la Iglesia La Recoleta, cuya fachada es tallada en piedra, y un sinfín de casonas coloniales con portadas hechas de piedra tallada, paredes de adobe y coloridos jardines. Entre las construcciones cajamarquinas, se destaca históricamente el Cuarto del Rescate, donde se mantuvo a Atahualpa como prisionero antes de su ejecución. Ubicado a 50 metros de la Plaza de Armas, posee paredes de piedra volcánica y es visitado por miles de personas cada año.

Muy cerca de allí, a tan solo una cuadra de la Plaza de Armas, se sitúa el Complejo Monumental Belén, construido en el siglo XVIII y constituido por la Iglesia Belén, un hermoso templo de estilo barroco y altar neoclásico, el Hospital de Varones y el Hospital de Mujeres. Una escalinata central hace que el turista respire historia y sienta que camina en una otra época. Por su parte, el Cerro Santa Apolonia es un fantástico mirador natural con escalinatas de piedra, jardines, capilla y la Silla del Inca, una construcción precolonial formada por un bloque de piedra tallada.

Más allá de los límites del centro y de la misma ciudad, Cajamarca presenta una enorme cantidad de atractivos, que presentaremos en un nuevo texto en los próximos días. Entre ellos están las Ventanillas de Otuzco, los Baños del Inca y el sitio arqueológico Cumbemayo, entre otros. Maravillas que solo hacen que este destino lleno de historia, cultura y tradición sea aun más fantástico. Cajamarca es, sin duda, una ciudad monumento en medio a los imponentes Andes peruanos.

Fotos: Catedral y vista de Cajamarca desde el Cerro Santa Apolonia, por Jorge Gobbi; y Plaza de Armas, por Melissa Thereliz (todas en Flickr)


Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Leave A Response

* Denotes Required Field